✅ Oxenfree 2: El juego de Netflix que quiere atraparte con sus misterios paranormales

Después de la primera entrega, Night School Studio vuelve con Netflix para traernos Oxenfree 2: Lost Signals. Aunque hay un nuevo protagonista, se mantienen los elementos paranormales, las radios, las interacciones y el estilo visual que lo llevaron a estar en boca de muchos.

Hace unos años, no sé muy bien dónde, cómo o cuándo situar el origen -creo que Gone Home fue el que abrió el camino-, hubo un boom de videojuegos independientes que exploraban temas más íntimos, personales y cercanos: la soledad, la melancolía, la muerte, la amistad o la familia fueron la motivación tardía de juegos como Firewatch, What Remains of Edith Finch, Night in the Woods, Limbo o Oxenfree. Precisamente este último recibirá en pocos meses una secuela muy prometedora que ya he tenido la oportunidad de jugar. ¿Cómo es Oxenfree 2: Lost Signals? ¿Cuáles son sus principales novedades? Y siendo tan importante como era la historia en el juego original, ¿cómo ha sido volver -por unos minutos- a este llamativo universo pixel art?

Sin irme por las ramas, os puedo decir que si os gustó el primero, os gustará esta nueva obra del equipo de Night School Studio, que hace unos meses se convirtió en el primer estudio de videojuegos comprado por Netflix, y se anunció que habrá una serie de televisión de Oxenfree. ¿Impacientes por el lanzamiento de su nuevo juego? Tiene sentido.

Cuando se lanzó el primer Oxenfree en 2016 tuvo una gran acogida por parte de la crítica y el público, así que es normal que esperemos una secuela que tenga los ingredientes necesarios para darnos una experiencia al menos tan atractiva como la aventura original. ¿Su apuesta? A la vista de lo visto, a mantener intactos los elementos que hicieron grande a Oxenfree sin perder la oportunidad de añadir algunas novedades interesantes. Como decía, Oxenfree 2: Lost Signals no se aleja demasiado de la realidad y comparte gran parte del planteamiento del original.

En el primer videojuego encarnamos a Alex, una joven adolescente que va con sus amigos a una isla desierta a pasar el día. Hacen una hoguera, charlan, disfrutan de las vistas; se lo pasan bien, al fin y al cabo. Todo esto hasta que una serie de sucesos paranormales -en medio de la nada- y la desaparición de algunos de los compañeros mueven a la protagonista a intentar desvelar lo que está ocurriendo, siempre acompañada de su radio.

Oxenfree 2: Lost Signals es una continuación muy clara y directa de lo visto en el primer juego. En la demo que he probado me he llevado algún susto y algún escalofrío me ha entrado en el cuerpo. No es un juego de miedo, que quede claro, pero sí tiene momentos de tensión, de intriga, de fruncir un poco el ceño, que sirven de telón de fondo para una representación de cómo se desarrollan las relaciones interpersonales en un grupo homogéneo -en este caso, de adolescentes.

Somos nosotros, al final, los que formamos parte de la personalidad de Riley y de su forma de relacionarse con los demás. Algo tan común y sencillo que ocurre en nuestro día a día y a lo que no siempre prestamos la suficiente atención.

Tomado del canal oficial de Playstation

Acerca del Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.